Y finalizó la Temporada 2012

LO MEJOR:
Hablando en perspectiva global, esta temporada ha sido, probablemente, la más igualada de la historia. Es verdad que al final sólo llegaron dos pilotos con opciones matemáticas al título, pero durante tres cuartos de la misma hemos asistido a un equilibrio de fuerzas. El mejor dato que lo puede corroborar es que ha habido ocho ganadores distintos. Nunca pasó en la historia de la F1. El comienzo del año fue asombroso, con siete vencedores en las siete primeras carreras.

Concretando un poco más, hay otras dos cosas que destacar. La primera, que Red Bull volvió a demostrar, una vez más, que son el mejor equipo. Supo reinventarse en el último tercio de la temporada para llevar a Vettel hasta la victoria final. Evolucionó más que nadie y encontró nuevas mejoras en el momento clave. Tardó en encontrarlo, posiblemente ‘aturdido’ aún por todas las prohibiciones que puso la FIA para que no volviera a arrasar como en 2011, pero lo consiguió.

El segundo punto fueron las salidas de Alonso. Contrarrestó cada una de sus discretas calificaciones con asombrosas remontadas en las primeras curvas, que a la postre, le valieron para obtener más puntos de los imaginados. No le tembló el pulso ni en momentos en donde un toque le arruinaría la temporada, como en las citas finales de Austin o Interlagos. Sólo en dos grandes premios -Canadá y Gran Bretaña-, accidentes al margen, acabó peor de cómo empezó.

LO PEOR:
En este apartado nos duele meter a HRT, pero así debe ser. No por su esfuerzo, compromiso y ganas de mejorar a lo largo de la temporada, con grandes profesionales liderados por Luis Pérez-Sala y Pedro de la Rosa, sino por la tan pésima como inesperada noticia de que el equipo se disuelve. Muchos de esos profesionales que lo han dado todo con la máxima ilusión se ven ahora en la calle al no poder continuar el proyecto por falta de apoyos económicos. La historia de la primera escudería española de la historia llegó a su fin.

Tampoco podemos obviar los accidentes. Dos han marcado esta temporada. Uno fue en pista. Evidentemente, hablamos del que produjo Romain Grosjean, que se llevó por delante a todo lo que pilló de por medio. Suerte de que no pasó nada grave, pero ver su monoplaza volando por encima de la cabeza de Alonso nos hizo temer lo peor. Le costó una merecida sanción de una carrera.

El otro accidente pudo ser trágico y se produjo ya acabado el Gran Premio de España. Mientras Williams celebraba la victoria de Maldonado, hubo una explosión en el interior del box, cuyo origen sigue siendo una incógnita. Varios mecánicos resultaron heridos. Gracias a dios, no pasó nada grave.

LA REVELACIÓN:
Hay quien inluiría a otro piloto en este apartado (Räikkönen, Maldonado, Grosjean…), pero, a pesar de su pobre final de temporada, curiosamente desde que se hizo oficial su fichaje por McLaren, Sergio Pérez se merece esta distinción. Ha explotado como piloto, demostrando que tiene una finura conduciendo como pocos y que sólo la corta experiencia en la F1 (2 años) le ha pasado factura.

LA DECEPCIÓN:
Aquí no nos quedamos solo con una. Hemos elegido tres, con sus consiguientes motivos. La primera,McLaren. No puede ser que el mejor coche al inicio de la temporada, con dos campeones del mundo de la talla de Button y Hamilton, no hayan llegado con opciones al título a final de año. Han tenido problemas de fiabilidad, no han sido brillantes en los ‘pit stops’ y sus dos pilotos no han rendido a su mejor nivel, a pesar de sus seis victorias (tres para cada uno) y las 8 ‘poles’ (7 Lewis y 1 Jenson). Han quedado terceros en el Mundial de constructores. Y ya van 14 años sin ser el mejor equipo.

La segunda Schumacher. No es que pensáramos que podía ganar el Mundial, pero sí estar bastante más arriba. Ha quedado 13º, superado por gente más inexperta o con peores monoplazas. Siete abandonos y solo un podio, dejando bastantes acciones en carrera muy poco deportivas. Triste forma de acabar.

Y la tercera, Toro Rosso. Pobre bagaje para sus dos pilotos, que no respondieron al mejor nivel que dieron el año pasado Jaime Alguersuari y Sebastian Buemi. Han sido los peores si exceptuamos a los tres ‘novatos’ (Caterham, Marussia y HRT).

LOS MOMENTOS MÁS DESTACADOS:
La F1 de este año nos ha dejado momentos mágicos. Hemos elegido estos cinco tanto por su espectacularidad como por su trascendencia:

· La victoria de Alonso en Malasia bajo la lluvia. Por su forma de gestionar la carrera pese a salir retrasado y por su manera de aguantar el empuje de Sergio Pérez.

· El triunfo de Maldonado en Montmeló. Fin de semana perfecto, con ‘pole’ incluida. Bonita batalla que le ganó a Alonso. Fue su doctorado.

· La remontada de Alonso en Valencia. Impensable, inimaginable, pero real. 13 adelantamientos para acabar ganando la carrera.

· La remontada de Vettel en Abu Dabi. Salía último con el Mundial en juego y, pese a que también le acompañó la suerte, remontó a lo campeón para acabar tercero.

· La carrera del Gran Premio de Brasil. Sin duda, la mejor de los últimos tiempos. Por emoción, por disputa, por intensidad, por pasar de todo en apenas una hora y 45 minutos.

Anuncios